Autor Tema: Libro: A SON DE MAR  (Leído 8380 veces)

elbama

  • Mensajes: 947
    • Email
Libro: A SON DE MAR
« en: 30 de Enero del 2011, 20:41:08 »
Hola amigos.

"A SON DE MAR" constituye la segunda entrega de la trilogía de Guillermo González de Aledo, cuya primera parte ya os he comentado en el hilo que lleva por título " LA FAMOSA TRILOGÍA".





Esta segunda entrega está cuidadosamente editada, igual que la anterior, y guarda las mismas proporciones, calidad de papel, calidad fotográfica y presentación. Vio la luz en octubre de 1986, un año después de su anterior libro, " MARES, BARCOS, HOMBRES". En esta ocasión intervino en su edición GF, Gestión de Fondos Editoriales, S.A.

Este libro, tan interesante o más que el primero, consta de un total de 156 páginas, 107 magníficas reproducciones a color de sus cuadros, una foto en blanco y negro, dos graciosas caricaturas y diez magníficos dibujos al lápiz plomo.

Como el libro anterior, este es una maravilla; no sólo por la calidad del pintor, que la tiene y muchísima, si no por las sabrosísimas anécdotas e historias que relata al hilo de sus pinturas sobre la vida en la mar y sobre sus hombres.
De verdad os digo que he pasado gratísimos momentos leyendo sus páginas y, aun, de vez en cuando, vuelvo con placer a su lectura.

ESTE LIBRO ES DEL TODO RECOMENDABLE PARA AQUELLA PERSONA CON SENSIBILIDAD Y QUE, A SU VEZ, SE DELEITE CON LOS TEMAS REFERENTES A LA MAR.

Da igual su nacionalidad, -Aunque no encuentre en él cuadros referentes a los buques de su país-. Encontrará en sus páginas el delicado arte de su autor, - El arte es universal, exprese el tema que exprese -, la calidez y altura humana que atesoran los hombres que sirven en todas la marinas del mundo y ese delicioso aroma, ese delicado y apasionante sabor a mar . . .

El libro está prologado por el Contralmirante Jesus Salgado Alba, y consta de una introducción, cuatro capítulos a su vez divididos en 38 apartados y una conclusión.

Si indice es el siguiente:

INTRODUCCIÓN


   1. La "Santa María".
   2. El naufragio de la "Concepción".
   3. El "Golden Hind".
   4. Del galeón al navío.
   5. El navío "Santa Ana".
   6. De vuelta encontrada.
   7. Navíos del siglo XVIII.
   8. El "Victory".
   9. El "Constitutión".

-II. VELEROS Y VAPORES MERCANTES.
   10. Reflejos.
   11. La guardia del alba.
   12. Mar cruel.
   13. Arribada forzosa.
   14. Remolcadores.
   15. Portuario.
   16. Los mercantes de vapor.
   17. Sin gobierno.
   18. Grandes trasatlánticos.

-III. NUESTRA MARINA BÉLICA.
   19. La primeras revoluciones.
   20. Cruceros.
   21. "Vulcano" y "Galicia".
   22. Destructores.
   23. De nuevo, el "Mola".
   24. El "Canarias".
   25. Petroleo en la mar.
   26. Nuestra Arma Aérea.
   27. El "Galatea".
   28. El " Juan Sebastián de Elcano.
   29. Mis mandos.

-IV. MARINAS DE OTROS PAISES.
   30. Buques mixtos.
   31. La Marina de los Estados Unidos.
   32. La VI Flota.
   33. La Marina Alemana.
   34. La Real Marina Británica.
   35. La Marina Francesa.
   36. La Marina Italiana.
   37. La Marina Rusa.
   38. La Marina Japonesa.

CONCLUSIÓN.

No me puedo resistir a mostraros unas cuantas imágenes de sus diferentes capítulos. Es tal la calidad de sus obras que, me temo, voy a incluir algunas reproducciones más que en la anterior presentación. Si algún lector se cansa de ver tanta belleza, le pido disculpas y si no. . . ¡ Tanto mejor!.

Del capítulo primero, " La Marina Vélica", he seleccionado : El naufragio de " La Concepción".



En este magnífico cuadro podemos apreciar los últimos momentos del famoso galeón zarandeado y arrojado contra las rocas de la costa por las ráfagas ventosas del huracán. Su lucha titánica por la supervivencia está magníficamente plasmada en cuatro planos, - Cuatro han de ser, al menos, los planos de un buen paisaje o marina -.
El primero lo constituye el marrón y los tonos oscuros de las rocas, que dan sensación de profundidad al cuadro, en segundo plano, la mar picada con sus azules verdosos que arroja inexorablemente al buque contra las rocas, el tercero, el propio galeón, visión dramática con sus velas hechas jirones por la fuerza del viento y el cuarto y último plano es el cielo, ese magnífico cielo plasmado magistralmente por el artista con sus tonalidades grises-azuladas y verdosas de la izquierda que armonizan perfectamente con los colores del mar.
No es casualidad que los nubarrones marrones se acumulen en la parte derecha del cuadro, no. Forman una unidad visual siguiendo la linea que va desde la parte superior derecha del cuadro hasta la inferior izquierda, es decir: Nubarrones marrones, galeón y rocas mayores. El resto es simplemente equilibrio de masas.
Ahora con esta diagonal en la mente, dibujad imaginariamente la perpendicular a dicha diagonal que va desde la parte superior izquierda hasta la misma. En el punto de intersección veréis que está situada la popa del galeón, curioso . . . ¿ No?. . .  ¿ Simple casualidad? . . . ¡ Nada de eso amigos!, nada de casualidad, el artista ha situado, aproximadamente, en esta posición la popa del buque por que en su extensión, - La del buque -, ocupará el punto que determina la " Sección Aurea" del cuadro. Esto es, precisamente, los que le da fuerza y dramatismo a la composición.
¡¡¡ MAGISTRAL !!! . . .



Aquí se representa al " Golden Hind" en primer plano. Observad nuevamente los cuatro planos del cuadro.



El galeón " San Martín ", buque insignia de la " Grande y Felicísima Armada"·, que no de la " Armada Invencible", que eso fue invención de los ingleses para darse más importancia al mentir clamorosamente proclamando una victoria que nunca alcanzaron. En su propaganda, vencieron a la " Armada Invencible" . . . ¡ Ahí es nada!. . .¡Qué cara!. Afortunadamente, revisiones históricas de fuentes independientes e incluso Británicas, están dejando las cosas en su sitio.
Veréis en este cuadro  una " Unidad de acción" que va desde la parte superior izquierda a la inferior derecha formada por el galeón, los buques del fondo y la mar. Procurad el ejercicio de distinguir los cuatro planos.



"Amanecida en el puerto"
¡ Fabuloso!, sencillamente fabuloso. Se distinguen al menos cinco planos. ¡ Qué bien ha reflejado el maestro la frialdad de la mañana!., ¡ Qué profundidad hay entre la barca de la derecha y el navío del fondo, entre la proa del navío de la izquierda y el faro del fondo!. . . ¡ Magnífico!.

Capítulo segundo " Veleros y vapores mercantes".



" Velero varado".
Es curiosa la habilidad del maestro. Es tanta que si os dais cuenta, la mayor parte de las masas están, - O caen dentro -, del triángulo formado por la diagonal sup. izq.- inf. der. y el vértice inf izq. Dentro de este triángulo están las oscuras y macizas masas de las rocas y el casco del barco. En el otro triángulo apenas hay masas . . . ¡ Y sin embargo el cuadro está perfectamente equilibrado!.
¿ Cómo lo consigue?. . . Para él fue fácil, el etéreo velamen y los jirones de las velas, dan sensación de masa donde no la hay, esa ola que rompe contra el casco con sus tonos azulados y verdosos, - La clave está en ese verde de la ola -, que da el contrapunto a los marrones de las rocas y fabuloso cielo cargado de tormenta que con sus contrahechas nubes cierran por completo el equilibrio. ¡ MAGNÍFICO !.



 Este cuadro se titula " Aparejo de capa".
¡ Qué se puede decir de él!. Es dramático, tiene fuerza y garra. El equilibrio tonal es perfecto, sutil, maravilloso. Si cerramos un poco los ojos, podremos ver al buque balanceándose llevado por las olas. Da sensación de movimiento.



En el capítulo dedicado a los remolcadores, hallamos al " Mathilda". Entrañable cuadro enmarcado en la paz y tranquilidad de un puerto. El barquito con sus vivos colores es el protagonista de la acción. Si dividimos el cuadro por la mitad, izq. y der. , equilibra el cuadro el casco del velero que es remolcado. Se deja conducir dócilmente y en silencio por su pequeño lazarillo. Es de notar el oxido producido en su proa por los " Bigotes". La estructura del primer plano le da más profundidad a la acción.



" Portuario".

En una ocasión acusaron al maestro de ser un pintor de " Barquitos". En España, desgraciadamente, pintar " Barquitos", está mal visto, está considerado como cosa de niños. Algo menor, casi sin importancia . . . Somos un país de tópicos, ¡ Qué le vamos a hacer!. Pintar barquitos o marinas, tiene tanta complejidad técnica como cualquier otro tema.
Para demostrar que era capaz de alcanzar otras cotas en el arte, el maestro produjo una serie de obras en las que plasmó tanto la figura humana, como la animal y otras estructuras. Para ello, ¡ Qué mejor escenario que un puerto!.



El " J.J. Sister".
¡ Ay el J.J. Sister!. . . ¡ Yo viajé en él!. Aquí le veis en plena travesía surcando orgullosamente las olas. Cuando yo tenía cuatro añitos hice acompañado por mi padre la travesía desde Melilla a Málaga en este vapor. La " Transmediterranea" tenía también al " Vicente Puchol " y al " Antonio Lázaro". También viajé en el Puchol.



" Contramaestere Casado"

Un magnífico estudio en azul. ¡ Hasta los grises son azulados!.  El buque está en tercer plano. Buscad los restantes, hay cinco.



" Sin gobierno".

¡ Magnífico!, sencillamente genial. Nuestro corazón está del lado del pequeño remolcador que heroicamente, luchando contra las olas, trata de socorrer al gigante. Nos toca las fibras de nuestro ser, nos llega al alma. Es un cuadro de contraposición, la diagonal de "David" se antepone a la horizontalidad de " Goliat".  Este Goliat que está indefenso, sin gobierno, y eternamente perdido si no fuera por el socorro que le presta el pequeñito. Este pequeñito que debido a su bravura se engrandece y agiganta hasta convertirse en el protagonista y suplantar como tal, al gigante. . . ¡ Genial!.



" Recalada con niebla".
¡ Qué barbaridad!, ¡ Yo me descubro ante la grandeza de este cuadro!. No por lo que expresa, si no por como está expresado. Esa niebla, esos colores, ¡ Tan perfectamente armonizados!, ¡ Tan sutiles!, ¡ Tan equilibrados!.
El anterior nos llega al corazón por el motivo y este nos asombra por su técnica. No tenéis ni idea lo difícil que es lograr esta armonía.

Capítulo tercero : " Nuestra marina Bélica".



Acorazado " Jaime I ".

Sinfonía de tonos perfectamente armonizados. Vemos a nuestro vetusto acorazado, navegando con orgullo y mostrando con gallardía la bandera. ¡ Perfecto!.



Crucero " Vizcaya".
Más colorido que el anterior, demuestra movimiento y acción. ¡ Bellísimo!.



Crucero " Galicia" y Fragata " Sarmiento de Gamboa".

Magnífica composición. Nos muestra a ambos buques de " Vuelta encontrada". Las olas que rompen en la proa de la " Sarmiento" y el hidroavión equilibran masas.



"Rectificar los puestos".

Vemos a los destructores españoles en su denodada lucha contra las olas, en un intento de recomponer las posiciones que han sido desbaratadas. Sinfonía de verdes y grises con un toque de azul que rompe la monotonía del cuadro.



Crucero " Canarias" y destructor " Roger de Lauria".
¡ Qué voy a decir de este cuadro!. . . Diré que rompe magistralmente un de las reglas más importantes de la pintura.
Fijaos en lo siguiente: Los tres elementos que componen la acción van de izquierda a derecha. Tal como se escribe, tal como se lee.
Y . . . ¿ Qué de malo tiene esto ?, preguntaréis.  Pues lo que sucede es que el ojo del espectador recorre el cuadro de izquierda a derecha y cumple inconscientemente la rutina de la lectura y nuestros ojos, nuestra vista, se sale del cuadro y pasa al siguiente, - En una exposición -, sin casi prestarle la atención. Se necesita algo que fije la vista dentro del papel o el lienzo. En casos como este, normalmente, el elemento situado más a la derecha se pinta en el sentido contrario a la acción de los otros dos, es decir, el helicóptero debería circular de derecha a izquierda, con lo que la atención del espectador se detiene de súbito y considera detenidamente el cuadro.
¡ Pero en este caso,    NO !, y sin embargo la atención se mantiene dentro de la obra. ¿ Cómo lo ha conseguido?, pues . . . ¡ Magistralmente!.
Situando al tercer elemento, el helicóptero, una masa mucho más oscura que las dos restantes, casi encima de nosotros. Se viene hacia nuestra derecha y pasará casi por encima de nuestras cabezas.
Esta campanada brutal, este toque de atención, ese contraste oscuro y cercano,  nos llama tanto la atención que nos hace detener la vista al instante y considerar detenidamente el maravilloso cuadro.
Sencillo, sí, y . . . ¡ Genial!. Tan sólo un genio es capaz de romper impunemente las reglas y salir airoso del intento.



" Avante toda las dos".
¡ Precioso!. Todo el que haya navegado habrá vivido escenas semejantes. ¡ Qué colorido!. Magnífico.



" Ciñendo con viento duro".

¡ Qué difícil es pintar el mar sin que parezca rígido !. Conseguir el movimiento de las olas conlleva gran dificultad cuando están casi paralelas como en este cuadro.



El " Elcano" saliendo de Cadiz.

¡ Qué bonito eres puñetero". Se lo digo a nuestro buque escuela. El tema dio para un cuadro de gran colorido y luminosidad. Los elementos restantes equilibran masas. ¡ Precioso!.

Capítulo cuarto : Las marinas de otros países.



El "Deutschland".

En esta obra se nos muestra la soledad del buque en el océano. Ha encapillado un golpe de mar y el agua se desliza por sus bordas. Equilibradísima composición.



Acorazado " Arizona" y destructor " Dahlgren".
Este cuadro lo pongo por mi amigo Willie al que le encanta estos " Cuatro Chimeneas".
Acción, ante todo acción. La flota americana, capeando, se dirige a su destino. Buscad todos los planos posibles.



Destructor " Colahan".

¡ Qué color!, ¡ Qué maravilla!. En realidad todos los planos están en diagonal. Una " Sutileza" del maestro.



Acorazado " Scharnhorst " y destructor " Z - 23 ".

Los planos siguen estando en diagonal, - En dirección contraria que en el cuadro anterior -, lo que le confiere dinamismo y movimiento. El destructor está en segundo plano, el primero son las oscuras olas más cercanas al espectador. En la lejanía, - Estén como estén pintados -, todos los buques son grises. El que haya navegado lo sabe.



Acorazado " Duke of York".

Cuadro de gran complejidad técnica, más de lo que parece. La calidez del verde del camuflaje del destructor contrasta con la frialdad del azul de las aguas revueltas. Un cielo encapotado y tormentoso hecha el telón tras una maravilla técnica. Es ese buque difuminado y borroso de la izquierda. Sí, el del fondo. Esto en acuarela es dificilísimo de hacer. Por otra parte, en primer plano a la derecha, la espuma de las olas contrasta con la oscuridad de la izquierda. ¡ Magnífico!.



Destructor " Sovremenny".

¡ Ah la armada rusa!, ¡ Grandes marinos!, y . . . ¡ Grandes bebedores!, beben como cosacos. :P

Este magnífico cuadro es de una luminosidad esplendorosa, a pesar de la oscuridad del cielo sobre el horizonte. El movimiento del buque, - Cosa difícil de conseguir -, está plenamente plasmado. Un cuadro bellísimo. Adivinad los planos.


Y hasta aquí amigos he llevado mis explicaciones. Os prometo que el libro tiene muchos más cuadros que son dignos de mención. RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE SU COMPRA AL QUE NO LO POSEA. No es fácil encontrarlo, pero el esfuerzo bien vale la pena.
Pensad que su grandeza no está sólo en sus cuadros, si no más bien en las anécdotas e historias que se reflejan en sus páginas. Pasaréis deliciosos momentos con su lectura. Os lo aseguro.

Para finalizar una nota técnica:

Estos cuadros están realizados todos en acuarela. Desgraciadamente en España, la gente, tiene la peregrina idea de que la acuarela es una técnica menor y despreciable, - Cosa de niños en la escuela -, y no es así ni mucho menos.
La acuarela es, de largo, la más difícil de todas las técnicas pictóricas.
Su extrema dificultad estriba en que no admite corrección. Todo se ha de pintar de primera intención y además . . . ¡ Rápido!. Muy rápido, por que, amigos, la acuarela se corta si hay dudas o vacilaciones. Aparecen cortes en el color y la pintura. De ahí su extrema dificultad.

Teniendo en cuenta lo expuesto, podréis hacheros una idea de la altura y grandeza del insigne marino y pintor, tristemente fallecido.

¡ ME DESCUBRO ANTE ÉL !.


Espero que os haya gustado y si no es así, os pido disculpas.

Recibid un fuerte abrazote de osote desde mi CAU.

Elbama.








 
















MPGL62

  • Mensajes: 33
    • Email
Re: A SON DE MAR
« Respuesta #1 en: 31 de Enero del 2011, 10:31:31 »
Excelente comentario Elbama, como todos los tuyos.

Yo expero en una semana poner un comentario sobre otros libros

Un saludo